Sunday, June 10, 2007

Cambios de paradigma y diseño

Empecé en mi nuevo empleo esta semana. Aún no he empezado con las tareas específicas del cargo, pero ya aprendí algunas lecciones…

Es una compañía grande, así que hay actividades de inducción encaminadas a darle al empleado nuevo una idea de quién es la compañía y para dónde va.

Como diseñadora y profesional busco nuevos retos, adquirir nuevos conocimientos. Lo cual en principio puede ser interpretado como retos relacionados con los aspectos técnicos del diseño, forma, color, bocetos, especificaciones…

Y luego a veces uno se encuentra con retos en otras partes que no tienen nada que ver con el diseño.

Esta semana conocí a este muchacho de 25 años. De primerazo uno de esos yuppies que trabajan en el área comercial, siempre se acuerda de los nombres de la gente, siempre sonriente… Uds. los conocen, no? El típico gerente de ventas en proceso.

En una de las actividades nos preguntaron “qué es algo que pocas personas saben de Ud?” y su respuesta fue “sobreponerme a una lesión de espalda en un partido de taekwondo”.

Más tarde le pregunté sobre eso y me contó sobre quedarse en cama por dos años porque se fracturó la espalda, no podía caminar y le dijeron que si acaso volvía a hacerlo, estaría “caminando raro”.

Les diré una cosa, seis años después, no camina raro para nada. No sólo eso, él trota todos los días y a los 25 tiene una clara idea de para dónde va, de qué es lo que quiere; está construyendo su vida.

Así qué este conocimiento me llevó de verlo como el joven yuppie a admirar su visión y persistencia e incluso sentir un poco de envidia porque cuando yo tenía su edad, no tenía ni idea de para dónde iba.


Ah, pero habrían más lecciones para que yo aprendiera esta semana…

Otra de las personas en las actividades era esta mujer… Para empezar llegó tarde el primer día. Inmediatamente pensé que alguien que llegaba tarde no estaba muy comprometida o simplemente no le importaba.

Durante el día se hizo obvio que era mandona, bulliciosa y odiosa. Yo pensaba “menos mal que está en otra área y así no tengo que trabajar con ella”.

Y cómo les parece que al final del día me enteré de que ella y yo de hecho tendremos que trabajar juntas en varias cosas.

Qué ironía, no?

También me enteré que esta veinteañera tiene un hijo y un esposo, va a la universidad y trabaja tiempo completo. Su día empieza a las 4am para estudiar para los finales y luego alistar a su hijo para ir al colegio a las 5:30.

Mmm? De repente mi percepción dio un giro de 180°! Pude ver todo su esfuerzo y entusiasmo!

Pero qué tiene que ver todo esto con el diseño?

No mucho, seguramente.

Pero quería traer esta experiencia a colación para ilustrar cómo podemos estar tan metidos en nuestras preconcepciones, que se requiere un cambio de paradigma para entender, para ver más allá.

Será que cambiar nuestros paradigmas tiene algo que ver con el diseño?

Qué tal asumir cosas sobre algún problema? Sobre la gente?

Podrán haber otras alternativas? Qué más podría significar?

De qué otra forma se puede afrontar un tema?

Sean abiertos, sean generosos, sean humildes.

Todos los comentarios serán bienvenidos.

6 comments:

Juan Fernando Pacheco said...

Hola Carolina, un gusto que continúes con tu blog y poder seguir leyendo y aprendiendo de el.

Sobre el punto de tu post, pues la verdad si creo que muchas veces una aprende más cuando deja de vivir en su "burbuja" y ve con otros ojos las cosas.

Sobre si esto se aplica al diseño? pues creo que esa es la función del diseñador. Ver con otros ojos las cosas, con los ojos de la madre que se levanta a las 04:00 AM o los ojos del hombre que tiene que hacer un esfuerzo un poco más de lo "normal" para caminar.

Un saludo y lo mejor en tu nuevo empleo.

Carolina Ayerbe said...

Hola, Juan Fernando! Me encanta que sigas visitando mi blog! Estos son los artículos que pueden no tener mucha visibilidad, pero son cosas que quiero compartir a veces.

Muchas gracias por tu comentario!

Garullas said...

Que buenas reflexiones me llevo. Partucularmente creo que conocer otra persona significa no hacer juicios rápidos hasta conocerlo más. Qué ironía tiene esto con el hecho mundialmente conocido de la primera impresión en las relaciones personales comunes o un empleo.

Bonito blog. ¡Cómo extraño Bogotá! Hace años que no paso por allá.

Carolina Ayerbe said...

Querido Garullas! Muchas gracias por tu comentario. Cuéntanos, cuál es tu relación con mi hermoso país? Carolina.

Enrique Alfarero said...

Estimada Carolina: Este blog se ha vuelto una parada obligatoria en mi navegación, eres el puerto donde siempre quiero llegar, añoro ese faro que me indica tus nuevas entradas. Tu exquisita narrativa es sutil, inteligente y adictiva, muestra que ademas de evidentemente bella eres una mujer con gran personalidad y fuerza en el corazon.
Con Aprecio.
Enrique

Carolina Ayerbe said...

Wow, Enrique! Ya me hiciste sonrojar! Muchas gracias por tu comentario. Espero poder sacar tiempo tiempo para seguir posteando. Mil gracias.